52% de inserción laboral en el Programa de Empleo de Pioneros

El Programa de Formación y Empleo para Jóvenes de Fundación Pioneros, apoyado por Bankia y Fundación Caja Rioja, ha logrado un 52,32% de inserción laboral. Este programa es apoyado a través de la convocatoria de acción social que llevan a cabo ambas instituciones desde hace cinco años y hoy lo han visitado Arturo Colina, director general de Fundación Caja Rioja, y el director de oficina de Bankia  en Logroño Igor García.

Durante el año 2017, el programa atendió a 151 jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y 33 años de edad y consiguió 79 inserciones, con lo que la tasa de inserción fue el 52,32%.

El programa se ha especializado en atender un perfil de joven difícil de insertar en el mercado laboral por su edad y por su baja cualificación. El 77% de participantes tienen edades comprendidas entre los 16 y 22 años, edad con la mayor tasa de desempleo a nivel nacional. El 39% de los jóvenes atendidos no han terminado los estudios básicos mínimos (ESO) por lo que su nivel de empleabilidad es menor.

Los participantes son mayoritariamente hombres, un total de 92 atendidos, lo que representa un 59% frente a las 59 mujeres que pasaron por el programa, que suponen el 41%.  También el número de inserciones es mayor para los chicos que para las chicas. De las 79 inserciones conseguidas, 56 han sido de hombres, un 71%; mientras que se han conseguido 23 inserciones de mujeres, lo que representa un 29%.

Por sectores, destaca el área de fabricación y producción junto con el agrícola y el sector servicios, especialmente la hostelería, con mayor capacidad de empleabilidad, especialmente al empleo de baja cualificación.

Una de las claves de los altos porcentajes de inserción conseguidos por el programa de Formación y Empleo para Jóvenes de Fundación Pioneros es la especialización en la atención a jóvenes con procedencias sociales y culturales diversas, atendiendo a las necesidades y adaptándonos a los procesos de madurez, cultura, intereses y posibilidades.

La metodología de trabajo está obteniendo buenos resultados. La combinación de la intervención individual especializada, no solo para orientar laboralmente, sino para aumentar las competencias personales y profesionales, la intervención grupal y las sesiones formativas, la orientación a ofertas formativas existentes y el diseño de oferta formativa propia del programa (a través de talleres o cursos) ha propiciado que jóvenes de escasa cualificación y baja empleabilidad tengan mejores herramientas para enfrentarse al mundo laboral.

El trabajo con la red comunitaria y el tejido empresarial es fundamental para ofrecer oportunidades laborales a las personas que tal vez por sí mismas no podrían acceder con las mismas garantías a un primer empleo.

Compartir:

Los comentarios están cerrados.