El Centro Fundación Caja Rioja Arnedo acoge la exposición “Los Gil de cine”, incluida en el Festival Octubre Corto

Oct 10, 2023 | Noticias

El Centro Fundación Caja Rioja Arnedo la exposición “Los Gil de cine. Santiago, Eduardo-Teófilo y Eduardo Gil de Muro”, incluida en el Festival Octubre Corto. Hoy ha sido presentada por el gerente de Fundación Caja Rioja, Carlos Fuentes; el coordinador del proyecto, Bernardo Sánchez, y el responsable de la producción de la muestra, Chechu León.

La exposición puede visitarse hasta el 28 de octubre, de lunes a sábado, de 18 a 21 horas.

Santiago, Eduardo Teófilo y Eduardo. Gil de Muro. Que es lo mismo que decir: del Cine. Gil de Muro Quiñones. Hermanos, arnedanos y, no en vano, hijos de un acomodador del Tea­tro-Cine Cervantes. Citar sus nombres es evocar una trinidad de emisarios de la bue­na nueva del cine, en todo su humanismo, complejidad, belleza, reflexión y cultura. A su vocación sacerdotal unieron la del cine, que pronto pasaría a ser para ellos, a lo largo del transcurso diverso de sus vidas, una forma de mirar y pensar. Pero, además, también de comunicación, espectacular a la vez que introspectiva. Es decir, de auto­conocimiento.

El marco teórico que la Igle­sia prestó al cine desde los años 30 hasta el concepto de “Film Ideal” de finales de los 50 fue en el que los fraternos encaja­ron su actividad múltiple de divulgación del universo cinematográfico: un magiste­rio ejercido desde la más absoluta libertad, sin tutelaje alguno, y que logró transferir a generaciones de espectadores riojanos, a través de los Cine-Clubs, ciclos y cursillos, un mismo grado de libertad en la visión del cine.

A su faceta de programadores y formadores hay que añadir las de espec­tadores convictos, irreductibles, del cine, algo que ellos incorporaron como una for­ma de vida. Y su “apostolado”, digamos, ci­nematográfico se desarrolló a lo largo de varias décadas que fueron de transición en muchos sentidos, ante lo que ellos mos­traron una capacidad de adaptación admi­rable.

Sin prejuicios y con la mirada muy abierta. Pero además del cine recordamos su presencia, su personalidad, su voz y su humor. Su humor era muy importante, en público y en la distancia corta. Esta Exposi­ción pretende ser un tributo a su memoria y una muestra de agradecimiento. Y una celebración de las películas que nos die­ron a ver. Y a pensar.

Santiago Gil de Muro [1923-2021]

Sacerdote diocesano. Delegado de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Calahorra-La Calzada-Logroño. Profesor del Seminario logroñés y de la Escuela de Magisterio, Enfermería y Comercio (hoy Universidad de La Rioja). Director del se­manario Pueblo de Dios y colaborador ra­diofónico en la COPE Rioja. Es autor del libro Los cine-clubs riojanos, décadas de luz (1997). Santiago fue la proa de nume­rosas campañas de iniciación al cine, a su lenguaje, historia y temáticas, y dinamiza­dor de algunos de los más recordados Ci­ne-Clubs riojanos (baste citar el Cantabria, el Pío XII o el Lumière). Y una referencia en el panorama cine-clubista nacional. In­cansable espectador, bien en las salas, en festivales (de Gijón a San Sebastián) o en su casa, veía una película casi cada día. Y no dejó nunca de recopilar, leer y ordenar toda la información, incluida la más actual, que sobre películas y realizadores llegaba a sus manos.

Eduardo Gil de Muro [1941-2007]

Activista en todos los campos de la divul­gación y animación cinematográfica en La Rioja. Técnico de Comunicación en Cáritas Diocesana. Autor del libro De los valores del cine al cine de los valores (2006). Fue comentarista de cine de la Revista de Vo­luntariado Social, en la que se ocupó de la sección “Crítica de cine solidario”. En El Péndulo del Milenio publicó en 2001 un estudio sobre Carlos Saura, uno de sus directores favoritos. Bernardo Sánchez, en su artículo “Hondo” (2007), definió a Eduardo con las siguientes palabras: “per­tenecía a una generación de espectadores dotados de un músculo sin recambio po­sible. Su grado de exigencia y de autoexi­gencia era agudo, tanto como el gozo ín­timo que le producía aquella película que le ahondaba. Y fueron muchas. Y cada vez era –así se traslucía en su testimonio oral o escrito– una epifanía. El cine era un va­demécum para Eduardo, y su fórum una extensión natural de la emoción”.

Eduardo Teófilo Gil de Muro [1927-2012]

Sacerdote y carmelita, profesor, crítico de cine, escritor de más de 70 libros y periodis­ta. Después de formarse en Humanidades en su entorno familiar, se ordenó sacerdote en 1952 y ejerció su ministerio en varios desti­nos. Destaca como muy fructífera su etapa latinoamericana, ya que entre 1957 y 1964, residió primero en Uruguay, país con una enorme cultura cinematográfica. Ahí fundó el Cine club Fax, que poco a poco fue aumen­tado en asistentes y en prestigio. En Monte­video fue donde tuvo los primeros contactos con el periodismo cinematográfico, pues fue invitado a uno de los canales de la televisión para hablar de La dolce vita de Fellini y obtu­vo el galardón Vittorio de Sica. Más tarde, en Bolivia, se convirtió en uno de los más respe­tados críticos de cine y fundó el Cine club Lu­minaria. De regreso a España, estudió Perio­dismo y trabajó como redactor de la agencia Coprensa y en la revista Teleradio de TVE. En los años 80 se convirtió en director de progra­mas religiosos de TVE como El día del Señor, Últimas preguntas y Pueblo de Dios.

Share This