El Centro Fundación Caja Rioja Gran Vía acoge la exposición “Corredor de formas” de José Antonio Olarte

Dic 12, 2023 | Noticias

El gerente de Fundación Caja Rioja, Carlos Fuentes, ha presentado esta mañana la exposición “Corredor de formas”, una muestra de esculturas de José Antonio Olarte que puede visitarse del 12 al 30 de diciembre en el Centro Fundación Caja Rioja Gran Vía.

José Antonio Olarte (Haro, 1958) es uno de los artistas más destacados del panorama riojano y nacional. Años de trabajo, aprendizaje y compromiso con su obra, sobre todo escultórica, le han permitido elaborar pinturas matéricas y esculturas en diferentes formatos y materiales como hierro, bronce o madera, realizadas con un lenguaje sobrio y sintético.

Para Carlos Fuentes, “esta exposición es importante porque valora la figura del escultor y la escultura, porque reconoce la figura de Olarte y porque el Centro de Gran Vía siempre procura sinergias entre artistas y espero que vuelvan a surgir, como en su día fue “El kilómetro del arte” y la exposición que José Antonio hizo en esta sala”.

José Antonio Olarte, por su parte, usa el hierro y la madera en sus obras que muestra en el Centro Fundación Caja Rioja Gran Vía y es una forma de lenguaje, “mis ideas se pueden trasladar ahora al hierro”. “El sentido de la exposición es duro, dice Olarte, porque he asociado la muestra a la guerra, y con las obras “Barco de papel”, he querido hacer una metáfora sobre los barcos que se hunden en el mar”.

Entre las obras más significativas se pueden mencionar por su simbolismo «Naves de Paso”, Puerta oeste de entrada a la ciudad de Logroño, “364 +1”, instalación realizada para la exposición «11111» en el Brescia Musei, Brescia (Italia). También “Espacio compartido” en el hotel Solar de Febrer, en Tirgo. «Reflexión 40765″, “Topografía de un día gris» y «En busca de un sueño”, una instalación en el Camino de Santiago en Ventosa (La Rioja). “42,195”, escultura realizada para la zona deportiva El Adarraga, Logroño. «Sueño de Ícaro», un encargo de la empresa de construcciones aeronáuticas MASA, situada Arrúbal (La Rioja) y «Paseo por la vida», escultura para el cincuenta aniversario de la empresa Fundiciones Jarauta, Viana (Navarra).

A partir de 1996, Olarte comienza a mostrar su obra en diferentes exposiciones realizadas en España, diversos países europeos, México y Estados Unidos. Entre ellas, Feria de Arte contemporáneo de Gante (2001, 2002 y 2003); «Oro azul». Galería Pieter Pauwel, Dendermonde (Bélgica) (2002); «Diálogo con la Materia». Parlemento Europeo,Bruselas (Bélgica) (2003); «Sombras» Ateneo de Madrid (2004); «Caminos». Sala de exposiciones del Ayuntamiento de Logroño (2006). «A tot Volum».  Fundación Maguerida de Monferrato, Balaguer (Léida) (colectiva 2007). «Procesos». Fundación Caja Rioja, Logroño (colectiva 2008).  «En busca de un sueño». Fundación Caja Rioja, Logroño. (2012). «Arte in the City». Galería De Jalón Fine Arte, México DF y Nueva York (colectivas 2012 y 2015). SCULTO. Feria de escultura de Logroño (2017). «GEMINA». Asociación Cultural C.AR.M.E. Brescia (Italia) (colectiva 2019). «Garabatos de hierro». Ateneo de Madrid (2022). En el año 2017 Olarte participó en la Feria de Arte de Fundación Caja Rioja.

Santiago Sáenz Samaniego, musicólogo y amigo de Olarte, ha dicho de “Corredor de formas”.

“Todo comienzo es infinito. El disparo de salida es una línea recta, inacabable. Tras una suerte de zancadas, el camino kilométrico deriva en un segmento acotado. Y ese tramo, por azar o por determinación, se vuelve un ángulo llano que se hace obtuso, recto o agudo a cada pisada. Y si añadimos la cadencia de la curva, devuelve elipses, parábolas o hipérbolas saturadas de ritmos enroscados. Esquinas, aristas y recodos jalonan la carrera; el despejado paisaje desborda en geometrías.

Formas que arrancas al hierro, la madera y el papel, armonizando los huecos con todo lo impregnado. Soldando férreas ideas. Retorciendo convicciones sólidas. Texturas en bronce, arena y sarga que patinan la piel. Limaduras de metal, viruta de chapa, astillados troncos y cepas desgarradas. Cortezas de óxido que afianzan cada paso al terreno rugoso. Cada pisada es una huella perpetua, cada cerco un rastro eterno y cada garabato un ejercicio inmortal. Las orillas del camino dibujado a carboncillo, perímetro ejercitado, son límites por infringir; la linde, una valla que brincar haciendo estallar rojos y ocres.

Equilibrios surgidos de la propia tirantez. Tensión que deriva en contrapesos de quietud.

Alineaciones, órbitas y repeticiones de métrica precisión acotan la ensayada forma.

La naturaleza es, también, materia del mismo trayecto, respiro y oxígeno que acompasa la incansable marcha de un solitario, curtido y veterano CORREDOR DE FONDO”.

Share This